lunes, 18 de febrero de 2013

Romanescu con fritada de almendra y ajo

Esta verdura, de apariencia extraña y muy original, tiene un origen incierto y, aunque me resisto a creerlo, unos dicen que no es capricho de la naturaleza, si no fruto del diseño en los años 80. En realidad, procede de la antigua Roma y de ahí su nombre.
De cualquier modo, no debe ser infravalorada porque su presencia en nuestra dieta es un buen seguro médico, como también corresponde a las verduras de su misma familia:
  • rico en antioxidantes
  • hierro
  • potasio
  • vitamina C
  • vitamina A
  • ácido fólico y
  • fibra soluble
El romanescu es más sabroso y suave que sus parientes el repollo y la coliflor. A decir verdad, es un híbrido entre el brócoli y la coliflor aunque su sabor es más dulce, delicado y su textura más tierna.


INGREDIENTES:  
  • un romanescu
  • 2 zanahorias
  • 2 patatas
  • aceite
  • fiambre de pavo
  • 3 ajos
  • un puñado de almendras fritas
PREPARACIÓN:
1. Separar en ramilletes el romanescu. Pelar y trocear las zanahorias y las patatas.
2. Cocer en la olla durante 5 minutos y escurrir.

3. Sofreír los ajos, el fiambre de pavo y las almendras trituradas.

4. Añadir a la verdura y rehogar todo junto durante unos minutos más.

NOTAS:
  • Finalmente se puede aderezar con un chorrito de aceite de oliva.
  • Suelo utilizar fiambre de pavo por su escaso contenido en grasas, pero se puede sustituir por beicon o jamón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...